Travessera de Gràcia, 79, 3º - 08006 - Barcelona
+34 930 15 65 29

Cómo controlar el consumo de vino en un restaurante gracias a un TPV

El placer de tomar un buen vino puede sobrevenirte en cualquier lugar; en casa después de un duro día de trabajo, en plena naturaleza rodeado de viñas, o brindando rodeado de amigos en tu restaurante favorito. Y es que cuando los clientes entran en un restaurante, lo primero que se les ofrece son las bebidas, siendo el vino una de las favoritas en nuestro país. En nuestra cultura, una cena no es cena si no va acompañada de una buena copa de vino, o dos, o tres...

El buen hostelero sabe que es aquí donde debe poner los ojos pues hay mucho en juego. Hay que saber qué vinos ofrecer, cómo administrarlos, cómo controlar el consumo de vino en un restaurante, o cómo gestionar el stock entre otros... ¿Y qué mejor manera de hacerlo que desde un TPV para Restaurantes?

Sin las herramientas adecuadas para gestionar la carta de vinos de un restaurante puede llegar a ser un dolor de cabeza, y una tarea complicada controlar el consumo de vino de un restaurante. Hay muchos puntos a tener en cuenta; algunos más obvios cómo qué número de vinos tener, qué denominaciones combinar o dónde almacenarlos y algunos que van un paso más allá cómo cuáles son más demandados o cuáles son los más rentables.

Restauran.tech, una consultoría especializada en servicios tecnologicos para restaurantes,  nos han explicado a Blog de Vino, que las herramientas de gestión digitalizadas como un TPV especializado en gestión de restaurantes, recogen de forma automática todos estos datos simplificando y automatizando su análisis y gestión extrayendo así la información clave que de otra manera sería muy difícil conseguir. Haciendo que sea mucho más fácil el control del consumo de vino en un restaurante.

 

Funcionalidades de un TVP para controlar el consumo de vino de tu restaurante

Según el equipo de Restauran.tech las funcionalidades clave que todo software de tu TPV debería incluir para una gestión de vinos profesional son:

Calcular y conocer los márgenes de beneficio
Lo que no se mide, no se controla y lo que no se controla no se puede mejorar. Partiendo de esta premisa, para disponer de una carta de vino rentable deberemos controlarla al detalle. Saber a qué proveedor se compra, a qué precio, con qué descuento, a partir de qué volumen podemos obtener rápeles, a qué precio se vende, o bajo qué formatos se sirve son algunos de los múltiples factores que determinarán la rentabilidad que aporta cada referencia a nuestro negocio de restauración.
 
Controlar las ventas
El vino, por su naturaleza, es susceptible de ser consumido en copas o en botellas directamente. Esta situación complica el análisis de las ventas, por lo que tu TPV para restaurantes debería poder generar diferentes formatos para vender el mismo producto. Cada formato registra un consumo de producto permitiéndonos calcular con precisión las ventas que se producen por referencia en cada local, en cada fecha o hasta en cada espacio de nuestro restaurante.
 

 
Controlar el stock
Llevar un control exhaustivo del stock de una bodega de vinos es una tarea de suma importancia para un restaurante. Saber con qué disponibilidad de producto se cuenta, en qué momento hay que hacer los diferentes pedidos a proveedor y en qué cantidad hacerlo es básico para evitar mermas por caducidad, problemas de flujo de efectivo o problemas de espacio y almacenaje. También para evitar la lamentable impresión al no poder satisfacer el deseo de un cliente teniendo el vino ofertado en la carta. En este sentido, un TPV para restaurantes, te facilitará la vida contabilizando el stock de tu bodega de vinos con precisión así como permitiéndote poner a la venta o no a la venta cualquier producto en cuestión de segundos.
 

 
Disponer de información de alérgenos
La seguridad alimentaria de la que debe disponer un negocio que ofrece comidas y bebidas hace imprescindible contar con rigurosas fichas de producto siempre actualizadas. Cada día algún cliente te pedirá esta información y tenerla a mano es básico para transmitir una imagen segura y profesional de tu negocio. La mayoría de vinos contiene sulfitos; que son dióxidos de azufre para la fermentación natural del vino. Además, también los hay que pueden contener un alto grado de histamina, que es parte de la piel de las uvas. En los TPVs modernos, toda esta información puede ser almacenada en una ficha de producto virtual siempre disponible des de los comanderos electrónicos por si algún cliente solicita esta información al camarero.
 

 

Estas son algunas de las funcionalidades que la tecnología te brinda para que gestiones la carta de vinos y el consumo de vino de tu restaurante de una forma fácil, integrada, segura y rentable ¿Dispones de ellas en el TPV de tu restaurante?

Los comentarios están cerrados.