Travessera de Gràcia, 79, 3º - 08006 - Barcelona
+34 930 15 65 29

La temperatura ideal para servir el vino

Cada día muchas botellas de vino se sirven en nuestras mesas, restaurantes, bodegas etc., y es necesario mencionar que un servicio correcto, la temperatura adecuada y la buena elección de las copas son factores fundamentales que ayudan a obtener lo mejor de cada etiqueta, ya sea de un vino de mesa o uno de una gran añada.

El vino forma parte de un binomio indisoluble con la gastronomía. Por eso hemos de elegir bien el tipo de vino en función de lo que vamos a servir en el plato. Un vino, complementa una comida y viceversa, con lo cual, servir cada vino a la temperatura que le pertoca, asegura la mitad del éxito con nuestros comensales. Hoy en Blog de Vino te damos algunos consejos para ser el mejor anfitrión.

Pero, ¿cuáles son los parámetros correctos para beber una copa y disfrutar al 100% de ella?

Tocar la botella con las manos y llevar un poco de vino a la boca son acciones que a menudo pueden resultar insuficientes para saber si el vino está a su temperatura ideal o no, debido a la inexperiencia o a la temperatura corporal de cada uno.

En Blog de Vino hemos estado investigando y, para facilitarnos dicha tarea, y cerciorarnos que vamos a servir el vino en sus mejores condiciones, existen termómetros especiales para vino como los que hemos encontrado en Gift Campaign, que permiten ver la temperatura exacta de la botella. Un ejemplo es el Termómetro para vino fabricado en ABS, de aspecto moderno y de líneas muy elegantes, que podría ser un regalo de empresa fabuloso, o un regalo relacionado con el vino, muy acertado para los amantes del vino o someliers profesionales.

Cada tipo de vino tiene su temperatura óptima de servicio.

Por lo general el vino blanco se sirve más frío que el vino tinto, no obstante no todo el vino blanco se sirve frío ni todo el tinto a temperatura ambiente. Cada tipo de vino tiene su temperatura óptima de servicio.

  1. Los vinos tintos se han de servir cuando están entre los 14° y 18°C. En climas más cálidos la temperatura puede variar entre los 16° y 18° C. Más concretamente, los tintos jóvenes pueden presentarse entre los 12 y 15° C para resaltar su frescura y matices, los crianzas entre los 16 y 18°C y los de grandes añadas a 20°C.
  2. Los vinos blancos, por su parte, suele servirse a menor temperatura que los tintos ya que se disfrutan mejor fríos, usualmente suelen rondar los  8° y 10°. Concretando un poco más, los vinos blancos jóvenes secos se toman frescos, sin estar muy fríos, entre 7 y 10° C para disfrutar de sus aromas de fruta. Una temperatura más alta destaca el alcohol y una excesivamente baja resalta su acidez y enmascara su personalidad. Los vinos blancos dulces es aconsejable servirlos a 6°C, los blancos crianza entre 10 y 12°C.
  3. Los vinos rosados son recomendados servirlos a la temperatura de servicio esté entre los 6 y 8° C.

Los comentarios están cerrados.