Travessera de Gràcia, 79, 3º - 08006 - Barcelona
+34 930 15 65 29

Consejos para el mejor maridaje de vino y queso

Quesos hay tantos como vinos, no sabríamos decir de cuál hay más variedad. Cada vino y cada queso tiene una personalidad diferente, influenciada por la tierra donde se produce.

Los quesos pueden ser elaborados con distintos tipos de leche, la cual puede ser procesada de varias formas diferentes hasta obtener el producto final. Dependiendo del grado de curación del queso, este puede ser fresco, tierno, semicurado o viejo, algo muy similar a la crianza del vino.

La mezcla de estos dos productos forma una pareja perfecta para el paladar, difícil de superar por otras uniones.

Consejos para un buen maridaje

En la armonía está la clave

La mezcla entre vino y queso no es sinónimo de éxito asegurado, puesto que cada producto es complejo y tiene características muy diferentes, y para conseguir un buen maridaje hay que tener muy claro las peculiaridades del queso y el vino que queremos combinar.

Para obtener el mejor maridaje, debemos apreciar el equilibro de la mezcla en su conjunto, para que el queso y el vino se complementen y potencien su sabor y el sabor del otro.

Hay que procurar impedir que una de las partes eclipse a la otra. Los productos deben tener personalidad propia y un sabor con una intensidad similar a la del vino a catar.

Para buscar la armonía en el maridaje podemos, por ejemplo, combinar vinos blancos, rosados, o tintos jóvenes y afrutados con quesos frescos, cremosos y ligeros.

Cuanto más curado sea el queso, o más potente sea su sabor, más recomendable es que el vino tenga más tiempo de crianza y mucho cuerpo y estructura.

Variedades de Queso | Blog de Vino

El enlace con la tierra

La procedencia del vino y del queso puede ser otra buena opción a la hora de pensar en maridaje.

Tanto las uvas con las que se produce el vino como el pasto con el que se alimenta el ganado del cual se obtiene la leche con la que se elabora el queso, están muy caracterizados por la esencia de la tierra en la que se producen. Además, el producto final también está condicionado por los gustos locales de las personas que los elaboran. Un ejemplo es "La calma amb herbes", un queso de leche cruda producio por un rebaño de cabras alpinas en el Parque Natural del Montseny. Un queso de pastor artesanal que combina fenomenal con un vino blanco seco y con toques afrutados.

Es por eso que los vinos y quesos de la misma comarca o denominación de origen muestran rasgos similares que se complementan muy bien.

Queso Azul | Blog de Vino

Densidad y acidez

Los quesos tienen un alto contenido graso, y en función de esa cantidad de grasa y del proceso de elaboración, se obtendrá un queso más o menos cremoso, mantecoso y denso.

Para compensar esa densidad, se puede combinar el queso con un vino altamente ácido, como por ejemplo los vinos blancos elaborados con uvas poco maduras.

Uno a uno

A mucha gente le gusta degustar distintos tipos de queso como aperitivo o como entrante de comidas y cenas. Pero, como ya hemos mencionado, cada queso tiene sus propias cualidades, y cuando se trata de degustar tres o cuatro tipos de queso distintos, maridarlo con un vino que encaje con todos se vuelve una tarea muy complicada.

Lo ideal es disfrutar de un vino para cada queso, o escoger tipos de quesos que tengan características parecidas para que casen todos bien con un tipo de vino.

Diferentes tipos de quesos | Blog de Vino

Estos son solo algunos consejos para maridar el vino con el queso, pero cada cual tiene la libertad de escoger el tipo de vino que quiera con la variedad de queso que prefiera. Mientras quedéis satisfechos con el sabor que experimentéis, todo vale.

Los comentarios están cerrados.